EntrenamientoLiga BBVARueda de prensaHorarioParte Médico
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar aviso y continuar navegando
Coca-colaPatrocinador oficial del Levante UD
Copa:
Liga:
Temporada:
2
0
RC Deportivo
Jornada 37 / 17MAY2015
Riazor
Levante UD
Víctor Sánchez
Lucas Alcaraz
 
Fabri
 
Manuel Pablo
 
Alex Bergantiñ.
 
Lucas Pérez
 
Sidnei
 
Laure
 
Luisinho
 
Salomao
 
Oriol Riera
 
Celso Borges
 
Lopo
 
Juan Domínguez
 
Juanfran
 
Toché
 
Mariño
 
Jose Mari
 
Iván López
 
Toño García
 
Vyntra
 
Morales
 
Juanfran
 
N. Ramis
 
V. Casadesús
 
Sissoko
 
Simao MJ
 
El Zhar
 
Camarasa
 
Rafael
Tamaño del texto |
Imprimir
Cambios
RC Deportivo: Manuel Pablo (Juan Domínguez, min.9), Lucas Pérez (Toché, min.87), Oriol Riera (Juanfran, min.64)

Levante UD: Iván López (Rafael, min.72), N. Ramis (Camarasa, min.64), Sissoko (El Zhar, min.46)

Goles
1-0. Lopo, min. 20
2-0. Juanfran, min. 79


Árbitro: José Luis González González.


El Levante trascendió a Riazor, un escenario donde se le presentaba un partido aristado y confuso ante un adversario que se jugaba la vida literalmente, y a los goles de Lopo y Juanfran que le condenaron a saborear una de las derrotas más almibaradas que se recuerdan por tierras granotas. La escuadra azulgrana no pescó en el feudo gallego, pero logró atar en corto la permanencia en el marco de la Primera División durante una temporada más, un logro de enormes y profundas dimensiones después de un ejercicio liguero sumamente complicado con puntos de fuga que amenazaron con enturbiar el destino de la sociedad azulgrana en la elite tras cinco temporadas consecutivas como protagonista activo junto al resto de la aristocracia del balompié español. Quizás la salvación haya que acotarla desde una perspectiva que supere en el tiempo y también en la dimensión a los distintos hechos que se sucedieron en la tarde de un domingo de transistores sobre el verde del coliseo deportivista. La permanencia se atrapó mucho antes.

Quizás haya que acentuar empates que no trascendieron en su justa medida o quizás haya que resaltar la naturaleza de la igualada de raza saldada ante el Atlético de Madrid o los triunfos de pasión alcanzados ante el Getafe y Almería en las postreras salidas de Orriols. Parece incuestionable que el Levante ha sido fiable y ha actuado con una determinación asombrosa en los momentos más determinantes del curso de Liga, justo cuando brillaban por el horizonte partidos ante iguales con los que se jugaba algo más que los cuartos y algo más que la consecución de los tres puntos que acentúan la tenencia de la victoria en propiedad. El ciclo de confrontaciones ante los oponentes directos es su gran obra cuando concluye el ejercicio. El valor es estadístico, pero también matemático. Quizás la virtud superlativa del grupo fue no claudicar ante las dudas generadas en momentos puntuales de la campaña y no permitir que la desconfianza atravesara el portón que da acceso al vestuario para instalarse en ese espacio tan íntimo y sacro. El Levante sintió la guadaña de la muerte, peros siempre logró escapar.

El hecho acentúa la fortaleza mental y el carácter de un grupo que alcanzó el Estadio de Riazor con un as debajo de la manga de considerables dimensiones que podía utilizar en su beneficio según el guion de la penúltima jornada. La victoria y el empate le permitían cruzar el umbral que le encadenaba a la categoría. La derrota no era un pasaporte hacia un lugar desconocido aunque, en ese caso, había una dependencia de otros marcadores. El miedo y la ansiedad eran dos sentimientos que pululaban por el entorno del coliseo gallego desde bastante antes del arranque del enfrentamiento. Era un duelo que nacía sin retorno y sin arneses de sujección para el equipo de Víctor convencido de que sus opciones de éxito pasaban inevitablemente por tumbar al Levante y esperar acontecimientos desde los cuatro puntos cardinales de la Península. No fue un duelo señero en su configuración. El partido se abrió con un gol de Lopo en una acción de estrategia.

Suele ocurrir en este tipo de encuentros en los que la tensión atenaza hasta comprimir las piernas de los jugadores que la estrategia adquiera un valor capital. Lopo marcó ante el Athletic Club un gol providencial y repitió una semana después. No había excesivo fútbol sobre el verde, pero el Deportivo ponía las cimbras de una victoria necesaria y vital. Había un partido grande en Riazor y varios duelos que no eran secundarios en otros escenarios. Los goles del Almería, Getafe, Eibar o Sevilla se sintieron en A Coruña. No se desperezó el Levante hasta entrado el segundo capítulo. Iván y Toño comenzaron a correr la banda ampliando el campo y logrando más profundidad y el balón rondó las inmediaciones del área gallega. Lucas Alcaraz fue variando desde el banquillo el dibujo hasta acabar con toda la artillería sobre el campo en busca de un empate que nunca arribó, y se alejó más tras la diana de Juanfran, pero no privó al Levante de abrazar la permanencia en un curso muy difícil.




Rueda de prensa de Lucas Alcaraz previa al encuentro ante el Elche CF
Rueda de prensa de Lucas Alcaraz previa al encuentro ante el Elche CF
21/05/2015
AmstelCoca-colaEAST unitedLaCaixaLevante WagenNikeValència, Terra i Mar