EntrenamientoRueda de prensaLiga BBVAParte MédicoHorario
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar aviso y continuar navegando
Coca-colaPatrocinador oficial del Levante UD
Copa:
Liga:
Temporada:
0
0
Levante UD
Jornada 4 / 21SEP2014
Ciutat de València
FC Barcelona
José Luis Mendilibar
Luis Enrique
 
J. Fernández
 
Toño García
 
Héctor Rodas
Vyntra
 
Barral
 
Morales
 
V. Casadesús
 
Pedro López
 
P. Diop
 
Simao MJ
 
Camarasa
 
Ivanschitz
 
Sissoko
 
Rubén G.
 
C. Bravo
 
Rakitic
 
Busquets
 
Pedro Rodrígue.
 
Iniesta
 
Messi
 
Neymar
 
Mascherano
 
Jordi Alba
 
Dani Alves
 
Mathieu
 
Sandro
 
Xavi
 
Sergi Roberto
Tamaño del texto |
Imprimir
Cambios
Levante UD: Barral (Rubén G., min.71), Morales (Ivanschitz, min.57), P. Diop (Sissoko, min.61)

FC Barcelona: Busquets (Xavi, min.61), Iniesta (Sergi Roberto, min.71), Neymar (Sandro, min.49)

Goles
0-1. Neymar, min. 34
0-2. Rakitic, min. 44
0-3. Sandro, min. 56
0-4. Pedro Rodríguez, min. 63
0-5. Messi, min. 76


Árbitro: José Luis González González.


Se encontraron el diez y el once sobre el verde de Orriols; es decir Messi y Neymar, en perfecta y letal asociación, y el enfrentamiento comenzó a girar sobre sí mismo para convertirse en una auténtica y cruel pesadilla para el Levante. Parecía como si las trompetas que anunciaron el advenimiento del Juicio Final se manifestaran con toda su fuerza sobre el Estadio Ciutat de València. Y el paisaje todavía se ensombreció mucho más después del penalti cometido sobre Messi al unísono entre Loukas Vyntra y Toño. La pulga erró en su lanzamiento. Su disparo ni tan siquiera encontró la portería resguardada por Jesús, pero las secuelas de esa acción fueron más evidentes a largo plazo; en realidad las consecuencias fueron devastadoras en la evolución de la cita. El Levante perdió a su central y se proyectó durante toda la segunda parte por el averno con un jugador menos sobre el tapete. Todos los indicios aventuraban un desenlace funesto. Hasta la consumación de la diana de Neymar se mantuvo con orgullo y agallas asido al partido mostrando una versión sumamente gremial y tremendamente solidaria.

Las cartas del enfrentamiento estaban alzadas; el Levante se guarecía sobre su perímetro defensivo con orden y fundamento y trataba de abalanzarse sobre la portería de Claudio Bravo con velocidad apelando al contragolpe. Durante media hora logró neutralizar a su adversario y levantó a la grada de sus asientos tras una cabalgada de Morales y un centro de Toño que no llegó a rematar en condiciones Barral sobrevolando el punto de penalti. Por el contrario, el Barça monopoliza la tenencia del balón hasta unos límites insospechados y rondaba con peligro las cercanías de la meta defendida. El duelo se convertía en un ejercicio de tenacidad y resistencia para los jugadores locales. Suele ocurrir en estos casos entre rivales tan alejados formal y conceptualmente.

Se trata del típico encuentro que hay que saber afrontar desde la fortaleza mental porque al reto deportivo hay que sumarle la capacidad para sobrevivir de manera muy continuada al filo de la guadaña. El Barcelona te va echando hacia atrás de forma sistemática. Sus mensajes son constantes y devastadores; muy directos sobre el corazón de sus oponentes. Hay que estar muy preparado y tener la mente liberada de impurezas para no claudicar. El duelo seguía las pautas previstas. El Levante buscaba el equilibrio desde el orden y el Barça disfrutaba del cuero y engrandecía el campo con la llegada de los laterales. Todo cambió en el momento en el que Messi hizo la luz para entablar una catastrófica alianza con Neymar. Parece evidente que la Pulga atraviesa por un proceso de reconversión. Se está reinventado. Y su imaginación es ilimitada desde la línea de medios.

Aparece por la sala de máquinas para entrar en contacto con el cuero y dimensiona su papel de asistente. El Ciutat de València descubrió una nueva fisonomía del jugador argentino. El gol de Neymar condensó esa nueva imagen de Messi. Por su parte, el brasileño doblegó a Pedro López, tras recibir el balón en el punto idóneo, encaró a Jesús y se fue hacia la grada ocupada por los seguidores culés para celebrar el gol. Es incuestionable que el choque mutó. La expulsión de Vyntra mortificó al Levante que sintió la virulencia del golpe de Rakitic tras empalar el balón desde fuera del área con una furia inusitada. Quedaba la segunda fase del duelo, un espacio en barbecho para el Levante y una nueva demostración del poderío efervescente de Leo Messi. El camino de triunfo a esas alturas estaba allanado. Sandro, Pedro y Messi confirmaron la victoria del líder.





Levante Wagen cambia la flota de vehículos oficiales del Levante UD
Levante Wagen cambia la flota de vehículos oficiales del Levante UD
19/09/2014
AmstelCoca-colaLaCaixaLevante WagenNikeValència, Terra i Mar