EntrenamientoLiga BBVARueda de prensaHorarioParte Médico
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Cerrar aviso y continuar navegando
Coca-colaPatrocinador oficial del Levante UD
Copa:
Liga:
Temporada:
0
1
Levante UD
Jornada 28 / 22MAR2015
Ciutat de València
RC Celta
Lucas Alcaraz
Eduardo Berizzo
 
Mariño
 
Toño García
 
Navarro
 
K. Uche
 
Barral
 
Rubén G.
 
Morales
 
N. Ramis
 
Xumetra
 
P. Diop
 
Simao MJ
 
Jose Mari
 
El Zhar
 
Rafael
 
Sergio Álvarez
 
Hugo Mallo
 
Fontàs
 
Santi Mina
 
Nolito
 
Larrivey
 
Orellana
 
Jonny
 
Cabral
 
Krohn-Dehli
 
Augusto
 
Pablo Hernánde.
 
Charles
 
Radoja
Tamaño del texto |
Imprimir
Cambios
Levante UD: Rubén G. (Rafael, min.81), Xumetra (El Zhar, min.65), P. Diop (Jose Mari, min.55)

RC Celta: Santi Mina (Pablo Hernández, min.73), Larrivey (Charles, min.77), Krohn-Dehli (Radoja, min.88)

Goles
0-1. Charles, min. 86

Árbitro: José Antonio Teixeira Vitienes.


Aullaba con virulencia el cielo que cubría el Ciutat de València como si tratara de plañir por los efectos del gol conseguido por Charles cuando las agujas del marcador se acercaban a su definitiva conclusión. El chaparrón que cayó sobre el coliseo del barrio de Orriols en los minutos finales de la cita dejó una estampa tan cruel como conmovedora. Fue una metáfora de todo lo acontecido con anterioridad. Los jugadores de la escuadra azulgrana, empapados, y con los rostros desvencijados por el tremendo desgaste vertido durante la confrontación ante el Real Club Celta de Vigo, conformaban la estampa de la desolación más absoluta. Embarrados hasta las cejas, las miradas granotas se perdían sobre un infinito que únicamente ellos imaginaban a contemplar ante la furia devastadora de la lluvia que caía. Enfrente los futbolistas gallegos festejaban un triunfo que les encadena prácticamente a la elite durante un ejercicio más. Así de antagónico y antitético se muestra el fútbol cuando el calendario se acerca hacia su ocaso. No obstante, por el horizonte aparecen diez batallas que hay que afrontar con talante y con fe. Es quizás la mejor noticia de una noche escarpada. Nada parece perdido cuando restan todavía treinta puntos en liza. Es evidente que el Levante sigue inserto en la lucha por sobrevivir en Primera División, pese a la derrota ante la escuadra gallega.

Es incuestionable que el Real Club Celta de Vigo es un bloque atrevido y dinámico con el cuero en los pies. Desde que se ancló sobre el verde del Ciutat demostró una querencia desmedida a manejarse con fiabilidad con la principal herramienta de la disciplina a partir de dos mediocentros plásticos. El Celta fue un equipo comprometido con el juego que plantea. Desde ese prisma, fue consecuente desde el arranque de la confrontación con sus ideales. Y los defendió con ahínco. Sus distintos movimientos siempre tuvieron como principal finalidad llegar hasta los dominios de Mariño con el esférico como argumento inequívoco. Si hubiera que buscar un término musical para definir y caracterizar sus planteamientos se le podría colgar la etiqueta de Allegro. Es un equipo alegre, rápido y se mueve sobre el tapete con soltura y con mucha precisión. Toca y toca el balón con delicadeza y ritmo. Y no tardó en exceso en demostrar el tipo de partido que pretendía gobernar.

El Celta no parecía dispuesto a conceder ni una mísera tregua en un escenario que se había acostumbrado a ganar. Sus conceptos eran claros. Apenas habían transcurrido cinco minutos cuando Mariño agigantó su imagen para cubrir toda la portería y esquivar el primer gol foráneo. La acción nació con un saque de esquina mal resuelto por el combinado azulgrana. El Celta imponía galones en la medular y trataba de proyectarse con convicción hacia los costados. Pretendía esposar al Levante. Es un equipo profundo y devastador por los flancos. Por momentos fue ortodoxo en cada uno de sus movimientos. El choque germinó con Mariño como protagonista y concluyó, en su primer acto, con el palo largo de la meta azulgrana temblando tras una rosca aniquiladora de Nolito. Por el espacio contrario no hubo excesivas noticias. Un remate de cabeza de Uche y una cabalgada de Rubén que acabó con un envenenado disparo que alzó a la grada.

El Levante parecía uno de esos luchadores que característicos del arte helénico. En su rostro había vestigios del paso del tiempo, es decir del transcurrir de una confrontación intensa y compleja, pero conservaba intacta toda su dignidad en su figura. Como un viejo boxeador fue encajando los golpes que fue recibiendo con la intención de mantenerse erguido y de esperar su oportunidad para noquear a su rival, si osaba bajar la guardia en algún instante, sabedor de que contaría con alguna oportunidad para lanzarse sobre su oponente. Y por momentos soñó con cambiar el sentido del partido. Fue en la reanudación. Barral y Morales capitalizaron la atención por el flanco zurdo y diestro. Los dos jugadores pisaron la línea de fondo pero no encontraron finalizador. En pleno aguacero Charles tocó lo justo para noquear al combinado granota.



#1909n10 // El perfil de Zagalá
#1909n10 // El perfil de Zagalá
26/03/2015
AmstelCoca-colaEAST unitedLaCaixaLevante WagenNikeValència, Terra i Mar